Evolución de la animación en España

INICIOS DE LA ANIMACIÓN

Podemos considerar como pionero de la animación en España a Segundo de Chomón con su cortometraje El Hotel Eléctrico (1905). En cuanto a los largometrajes, el primero se estrenó en 1917 y fue El toro fenómeno.

La evolución de la animación en esta época fue lenta por varios motivos, hay muchas obras perdidas o de las que no se conocen los autores, lo que no favorecía al desarrollo de este género. Además, otro inconveniente con el que nos encontramos en los inicios es que no había escritores profesionales para hacer los guiones, por lo que estos eran escaso o adaptaciones de obras literarias y, por otro lado, en la animación mundial tenía muchas importancia que los personajes fueran animales, mientras que en España utilizaban personas. Esto provocaba que tuvieran menos reconocimiento a nivel internacional. El cine de animación español tenía muchas complicaciones para hacerse un hueco en las salas de exhibición.

Como decíamos, para España no fue fácil avanzar al ritmo de otros países, pues cuando comenzó no existían escuelas de formación, ni grandes estudios de producción y la financiación y aceptación del público era escasa.

Tras el final de la Guerra Civil Española, en 1939, comienza la Edad de Oro de la animación española. Esto ocurre gracias a la escasez de productos americanos, la subvención a la producción cinematográfica que a veces llegaba hasta la animación y gracias a la obsesión de Franco por difundir los eternos valores españoles.

Por desgracia esta etapa ideal no dura mucho. En 1942, el NODO sustituye al cortometraje complementario de la película principal y en 1948 con el final del bloqueo mundial del régimen español, comienza a introducirse lentamente la producción americana en las salas de cine españolas, contribuyendo así a la agonía del cine de animación español.

Aún así, en esta época se hicieron muchos avances en la animación española, entre los que destaca la creación de varios estudios. En 1942, los estudios Hispano Grafic Films y Dibsono Films se unen para crear la empresa Dibujos Animados Chamartin, que constituyó prácticamente la única experiencia de animación industrial en España y gracias a la cual se consolida una continuidad en la producción animada. Entre sus proyectos destaca la serie Garabatos y el largometraje Garbancito de la Mancha (1945), que está considerado el primer largometraje animado en color de Europa. 

En los años 60 y 70 si destaca la producción publicitaria, los Estudios Moro y algunos dibujantes nacionales. La publicidad empezó en las salas de cine y solo después pasó a la televisión. En 1955, las empresas Movierecord, una distribuidora, y los Estudios Moro, una productora de imagen real y animada se fusionan. Los hermanos Moro, José Luis y Santiago Moro, dirigían los Estudios Moro y eran especialistas en animación para publicidad. Algunas de las creaciones de José Luis, que se basaba en un dibujante estilo Disney, fueron La Familia Telerín y los personajes de Marcelino, pan y vino. Posteriormente, se contratan dibujantes nacionales para trabajar en los Estudios en el campo publicitario, como Francisco Macián, Pablo Núñez y Cruz Delgado, que dominaran la animación publicitaria, convirtieran sus anuncios en modelo de calidad en festivales extranjeros y aún eran una academia para los cineastas españoles.

A partir de los años 80 la mayoría de las producciones son monopolizadas por la TV. Por un lado, se disminuyen los cortometrajes y se mantienen los largometrajes, subrayando Katy de José Luis Moro (1983), Los Viajes de Gulliver (Cruz Delgado, 1984) y Despertaferro (Jordi Amorós, 1989). TVE era la principal de la animación, y no solo su financiación, como también su coproducción con televisiones europeas y japonesas llevarán a realización de series de TV mayoritariamente infantiles. Con la ventaja de ser la única cadena de TV en España. Así, BRB Internacional fue la productora más activa con varias producciones como Ruy, el pequeño Cid (1980), Dartacán y los tres mosqueperros (1981), Willy Fog y David, el gnomo (Luís Ballester). Otras dos series, Delfy y Los Fruitis, también se realizarán en 1990 y fueron vendidas a diferentes televisiones, aunque con menor cualidad, por la D’Ocon Films Productions. Esta productora fue la primera en introducir las nuevas tecnologías informáticas en la animación. 

AÑOS 90

A partir de los 90, España empieza a navegar hacia una segunda Edad de Oro del cine con la aparición de CARTOON, una nueva iniciativa de la Comunidad Económica Europea que acerca a las televisiones europeas y ayuda a desarrollar una infraestructura muy necesitada para la evolución del sector. Además, los avances tecnológicos y la especialización temática de nuevos canales de televisión también remaron en esta dirección que favorecía la modernización de la industria, gracias a los recortes en tiempo de producción propiciados por el ordenador, que también resultó en una gran mejora técnica, y su distribución. 

Magasónicos

Y es que la digitalización de la animación trajo un mundo lleno de posibilidades, donde la animación 3D no tardó en ser una tendencia. Euskadi puede presumir de haber producido el primer filme europeo íntegramente animado con esta nueva técnica. Se trata de Megasónicos, una creación de Javier González de la fuente y José Martínez Montero. Se estrenó en 1997 y fue galardonada como Mejor Película de Animación en los glamurosos Premios Goya. La historia se basa en los habitantes de la Galaxia que, encabezados por el entrañable anciano Takna, luchan contra el tiránico imperio del dictador Sinteticom. Aunque la técnica no estaba muy bien desarrollada, figuras deformes y movimientos exagerados, fue un primer paso que animó a otros estudios a probar nuevas técnicas. Esta región también puede presumir de albergar una muy buena producción, contando con directores como Juan Bautista Berasategui, conocido por sus películas Admed, Príncipe de la Alhambra (1998) y El embrujo del sur (2003), y Maite Ruiz de Austri, una directora conocida por sus muchas nominaciones a los Goya con películas como El regreso del viento del norte (1994), ¡Qué vecinos tan animales! (1999) o La leyenda del unicornio, producida en 2001 y considerada como su mejor película.

Gracias a ello, viejos personajes consiguen revivir y son ofrecidos para viajar a través de nuevos caminos, como series de televisión, videojuegos, páginas web…

Gracias a ello, viejos personajes consiguen revivir y son ofrecidos para viajar a través de nuevos caminos, como series de televisión, videojuegos, páginas web…

Pero también nacen nuevos personajes que no tardaron en lograr un éxito innegable. Ejemplo de ello son Las 3 mellizas, basadas en las populares niñas que dio la mano de Roser Capdevilla en 1983, Lola y Virginia, creadas por la productora de Myriam Ballesteros, Icon Animation, y Pocoyó, con animación 3D, creado por Víctor López y que apareció en 2005 para alcanzar la cima en muy poco tiempo y ser, aún hoy en día, un referente para los niños pequeños. Otras series, como la coproducción hispanofrancesa Shuriken School, estrenada en Francia primero, llegaron más tarde, pero cosecharon el mismo éxito.

Introducción Pocoyó

Dejando de lado la creación de personajes icono, el nivel de los largometrajes de animación mejoró notablemente. Este campo lo dominó por mucho tiempo Filmax Animation, propiedad de Julio Fernández. La calidad con la que destacaban gran parte de sus producciones hizo que compitieran directamente con las importaciones estadounidenses en las grandes salas de cine. El Cid, la leyenda, dirigida por José Pozo en 2003, Pérez, el ratoncito de tus sueños, de 2006 y al cargo de Juan Pablo Buscarini, y Gisaku, una producción de Baltasar Pedrosa que recordaba al estilo del anime japonés, fueron algunas de las grandes producciones técnicas de Filmax.

Pero si queremos hablar bien de calidad técnica en este estudio, no podemos olvidar la apuesta que hicieron al retomar los medios de animación tradicionales, rechazando las facilidades que otorgaba un ordenador. Así salió Nocturna, la historia a de Tim, un niño que vive en un orfanato y que tiene miedo a la oscuridad, por lo que siempre duerme mirando a su estrella preferida: Adhara. Una noche ésta desaparece y Tim se verá obligado a encontrarla, adentrándose en el mundo de la noche y sus misterios. 590.000 dibujos de increíble calidad resumidos en 80 minutos y el significado de 4 años de duro trabajo, hicieron que sus directores Víctor Maldonado y Adriá García bajaran los pantalones a una gran parte de las producciones modernas y recibieran el premio Goya a Mejor Película de Animación en 2007.

España siguió apostando fuerte por la animación 3D y salen muy buenas películas, hasta que el gran éxito de la animación española a nivel internacional aparece en pantalla. Y es que si hablamos de animación española cualquiera piensa en Las aventuras de Tadeo Jones, un proyecto personal de Enrique Gato, que alcanzó la mirada de grandes productoras como Telecinco Cinema, Lightbox Entertainment o Telefónica Studios, y le permitieron emprender la producción de lo que sería el mayor éxito internacional de la animación española. Luego de ella vinieron otras grandes producciones suyas como Atrapa la bandera (2015) y una secuela del famoso explorador, Tadeo Jones: El secreto del rey Midas, en 2017.

Trailer Atrapa la bandera(2015)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: